Instrunentos Clandestinos: El agua y los instrumentos musicales

En el segundo tramo de la ruta del agua Mario Efron nos llevó por latinoamérica, recorriendo distintos instrumentos músicales utilizados para celebrar la vida haciendo música.

Absolutamente todo puede ser un instrumento musical, sólo basta con que lo utilicemos para hacer música.

Comienzo con esta afirmación para que antes de seguir leyendo acomodemos la cabeza y nos permitamos pensar que el agua contenida en un recipiente o corriendo por un río, puede ser una parte, o el todo de un instrumento musical.



Muchas culturas utilizan agua en sus instrumentos. En Argentina existe un instrumento de origen chaqueño llamado “tambor de agua” o “Katakí”. Los pueblos que lo utilizan son los tobas, matacos, pilagas, wichis, chorotes y nivakles. Se trata de un timbal construido con un tronco excavado. En algunos casos se utiliza como cuerpo del tambor un cántaro de cerámica. El interior del instrumento se llena con un poco de agua y se tapa con un parche de corzuela, una especie de ciervo del lugar.

El principal aporte del agua, desde el punto de vista acústico, es la modificación del tamaño de la cavidad interna del instrumento lo cual influye en su afinación. Si bien esto es cierto, me atrevo a decir que el agua contenida dentro de este instrumento tiene un significado simbólico en el plano de lo sagrado, de hecho se trata de un instrumento sagrado.

Un poco más al Norte, en Perú, encontramos los llamados huacos silbadores. Un huaco es un recipiente de cerámica utilizado por los pueblos originarios del Perú para contener agua. Pero el huaco silbador (ver imágen), aparte de cumplir con esta función, tiene un agregado muy particular. Este utensilio consiste en dos espacios globulares construidos con cerámica, unidos por dos conductos del mismo material. Cuando vertemos agua en su interior, ambos recipientes se llenan. Cada uno de estos recipientes tiene una boca, al vaciar su contenido por una de estas, ingresa aire por la otra. Esta segunda boca está construida de tal forma que al ingresar aire a través de ella escuchamos un silbido. En el huaco silbador el agua es la que posibilita la generación del sonido, no desde un punto de vista acústico sino físico.

Para concluir con este breve recorrido por los instrumentos musicales y el agua vamos a viajar a África, más precisamente a las comunidades de pigmeos Baka que habitan el sudeste de Camerún y la República Centroafricana. Esta comunidad realiza una práctica musical muy interesante, donde el agua es la protagonista. Se trata de la percusión de agua. En este caso un video vale más que mil palabras: 


Pienso que es llamativo los timbres graves que consiguen al percutir el río.

Vuelvo a la afirmación del principio: todo puede ser un instrumento musical, sólo basta con que lo utilicemos para hacer música. Sin duda los Baka así lo demuestran, convirtiendo al juego, la música y el agua en una forma de celebrar la vida.

Por Mario Efron

2 comentarios:

María Isabel Cabrera Sauco dijo...

Muy interesante el video ofrecido como ejemplo del uso del agua como instrumento sonoro. Gracias!!

Mario dijo...

Para los que nos gustan los instrumentos musicales estan buenos disfrutar de los que son armados de forma artesanal y tienen un valor emocional extra. Por eso trato de buscar en el
smart tv programas que muestren a artistas realizando su obra vinculada a la musica